El Comercio
img
Más madera.
img
Jose Manuel Balbuena | 10-10-2017 | 04:33

28279020-624x416Aunque nuestro Ayuntamiento no sea «sensu stricto» de esos llamados «del cambio», muchas de las políticas llevadas a cabo se parecen demasiado. Oviedo pertenece a dicha categoría ideológica de forma plena: el gobierno está formado por un tripartito de PSOE, Somos Oviedo e IU. Ahora bien, en nuestro Gijón del alma gobierna Foro en minoría y muy condicionado por un Consistorio hostil: dominado por la izquierda de cabo a rabo. Sin embargo, las políticas municipales de ambas ciudades llevan caminos paralelos. Muy similares en cuanto a que se copian desde ambos lados. En Oviedo, sin ir más lejos, ponen en marcha el IBI diferenciado –ya saben, el denominado «IBI para ricos»- y aquí se intenta hacer exactamente lo mismo. Sólo el voto contrario de los socialistas a última hora lo impidió. En Gijón, tenemos la renta social municipal y, a treinta kilómetros dirección sur, dicen que la van a implantar también. De momento, no tienen muy claro cómo, pero la intención es poner en funcionamiento esta prestación básica a toda costa. Es más, hasta me sorprende que no lo hayan hecho ya. En la capital remunicipalizan servicios como el de la recaudación de impuestos, y aquí se va a llevar a Pleno un debate similar con la zona azul. Sí, porque desde Xixón Sí Puede (XSP) han preguntado por su gestión. En la actualidad, en manos de la Empresa Mixta de Tráfico de Gijón donde el Consistorio posee un 40% del capital, siendo el resto privado. XSP pide que se haga un estudio sobre el coste que tendría que dicho servicio fuese completamente público. Es decir, que la ORA, como comúnmente se la llama, pasase a depender totalmente del Ayuntamiento. Algo que, como digo, hicieron en la capital con los servicios de recaudación de tributos por las bravas. Eliminaron a la empresa que estaba llevando a cabo su cobro y causaron un importante caos. Aquí, de momento, se pone en la picota lo del aparcamiento regulado, pero, quién sabe, igual se revisan otros equipamientos de la ciudad. Por ejemplo, el de préstamo de las bicicletas públicas que no para de caer, o la explotación del acuario. Ambos con gestión privada y que, a lo mejor, también se quieren municipalizar. De hecho, el servicio de ayuda a domicilio es otra buena muestra del camino que se pretende recorrer. Se encuentra pendiente del acuerdo de una comisión creada al efecto, mientras encima de la mesa hay un informe que dice que el sobrecoste sería de tres millones de euros. Como ven, el melón está abierto. No descartemos que antes del final de legislatura se intente hacer al Ayuntamiento aún más grande. Con más funcionarios y cebando la bomba de lo público a tope. Más madera…

 

Últimos Comentarios

albertoperez 10-12-2017 | 10:17 en:
Vértigo me da.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor