El Comercio
img
Autor: juanneira
UN ASUNTO Y UN CANDIDATO
img
Juan Neira | 12-06-2018 | 9:27| 0

Ante la Junta Directiva Nacional, el máximo órgano del PP, Mariano Rajoy anunció el congreso extraordinario del partido para el 20 y 21 de julio. El único asunto que se tratará en la cita congresual será el nombre del sucesor de Rajoy. Nada de debates sobre estrategia y táctica, ni consideraciones sobre la crisis catalana, ni sobre el peliagudo asunto de financiación de las pensiones. Todos esos temas quedarán para otra ocasión, porque esta vez versará el debate exclusivamente sobre nombres para elegir al jefe del partido.

Mariano Rajoy ha actuado a toda velocidad por temor al vacío. En estos momentos hay un presidente en funciones, no se toman decisiones y el resto de responsables en el Parlamento y en la sede de Génova realizan las tareas de forma provisional hasta que haya un nuevo líder nacional. A lo mejor en otros partidos se organizan las cosas con algo más de tiempo, pero en el PP es imposible. Los procesos internos se viven con gran preocupación y hay obsesión por controlarlos hasta en los más mínimos detalles. Habrá un solo candidato, no porque suscite un espontáneo consenso en torno a su persona, sino porque el hecho de que si hubiera dos candidatos se entendería que el partido está dividido. Y de darse la concurrencia de tres o cuatro candidatos (cuando ganó Zapatero la Secretaría General del PSOE había cuatro candidatos: José Bono, Rosa Díez, Matilde Fernández y Zapatero) estaríamos hablando lisa y llanamente de caos. Esta es la razón por la que el PP es el único de los cuatro grandes partidos nacionales que no recurre a las primarias para elegir a sus líderes y a los candidatos electorales. Por esa misma razón se celebra el congreso exprés. Si lo único que van a hacer es escoger al sucesor de Rajoy, lo más oportuno sería aplazar el congreso y realizar elecciones primarias. Como estamos hablando del PP, ese procedimiento no se contempla.

Los delegados o compromisarios del congreso van a debatir sobre el nombre del nuevo presidente del partido cuando ya está a la vista de todos: Alberto Núñez Feijóo. Reúne una doble condición que resulta paradójica: Rajoy quiere que sea su sucesor y es el único de los hipotéticos candidatos que supone un corte con respecto al actual núcleo de poder en el partido. Los que mandan (mayormente, Rajoy) quieren garantías y la militancia quiere cambio. Con Feijóo tienen las dos cosas a la vez, garantía y cambio. Es un tipo callado, discreto, frío y pragmático. Un tipo de perfil que ya ha sido testado en el PP.

Ver Post >
EL PENSAMIENTO MÁGICO
img
Juan Neira | 11-06-2018 | 7:50| 0

Las tajantes declaraciones de Teresa Ribera –«el carbón no tiene futuro», «las centrales térmicas no tienen sentido»– han reabierto el debate sobre la defensa del carbón en Asturias. La Federación Socialista Asturias está convencida de que Pedro Sánchez impedirá el cierre exprés de las cinco térmicas asturianas. La mejor manera de no proyectar dudas sobre el futuro de las térmicas hubiera sido no sentar en el Consejo de Ministros a Teresa Ribera, una señora que estando al frente del comité de expertos del PSOE para la transición energética dio a conocer un informe donde se anticipaba el cierre de las centrales, así como la clausura de las nucleares al alcanzar las cuatro décadas de funcionamiento. Un proceso simultáneo porque los seis grupos nucleares españoles tienen una antigüedad entre los 30 y 36 años. Si sumamos las térmicas y las nucleares estamos hablando de casi el 40% de la generación eléctrica española que se quedará sin futuro por voluntad de Teresa Ribera, si alguien no lo remedia.

La ministra no quiere ese tipo de equipamientos energéticos, porque le han encargado la transición ecológica y solo quiere oír hablar de viento, agua y sol. ¡Qué bonito, parece un poema! A eso se llama progreso, no como los franceses, con casi sesenta grupos nucleares, o como los alemanes, quemando lignito, el carbón más sucio. No entiendo cómo Ángela Merkel, estos últimos años, abrió media docena de centrales térmicas de lignito y antracita. ¿Será que los alemanes no están a favor de la transición ecológica? A lo mejor les interesa comprar las centrales térmicas que nos sobran.

No conviene engañarse, Teresa Ribera no está sola. No me extrañaría nada que sus ideas en el Congreso de los Diputados contaran con un importante respaldo. La cúpula de los tres partidos de izquierda (PSOE, Podemos e IU) está en sintonía con ella. Y la dirección nacional de Ciudadanos, también.

En la política española se ha impuesto el pensamiento mágico. Hay una falta de rigor generalizada. Da igual ocho que ochenta. Si las pensiones están aseguradas, el gasto sanitario es sostenible y estamos en condiciones de plantearnos derechos sociales más ambiciosos, también podremos vivir de los saltos de agua, los aerogeneradores y los paneles solares. La demagogia galopa sola y el que piense lo contrario es un aguafiestas. Resulta que en unos pocos años vamos a poder prescindir de todo lo invertido en carbón, uranio y gas. Qué fortuna, la cueva nos aguarda.

Ver Post >
DE LA CENSURA A LA TRAMPA
img
Juan Neira | 10-06-2018 | 8:43| 0

De cuatro décadas de democracia, dos mociones de censura quedarán en la memoria colectiva: el fallido intento de Felipe González de desplazar a Adolfo Suárez y el éxito de Pedro Sánchez derribando a Rajoy. Los dos se guiaron por los mismos cánones.

A saber: el motivo de la censura se explicita y está en consonancia con la gravedad del cambio que se quiere propiciar (en 1980 el motivo de la censura era la división en UCD, la escalada terrorista y el ruido de sables; en 2018 fue la corrupción del ‘caso Gürtel’); la censura se plantea cuando falta mucho tiempo para las siguientes elecciones (en 1980 solo se llevaba un año de legislatura, y la censura de Rajoy se produce antes de llegar al ecuador del mandato); la censura la promueve el partido que lidera la oposición (PSOE); por último, la moción se anuncia con el nombre del próximo presidente, el protagonista de la censura es desde el primer momento el líder del partido mayoritario.

En el Ayuntamiento de Gijón se trata ahora de hacer un simulacro de moción de censura, degradando a la institución municipal y hurtando la decisión al personal que será convocado a las urnas dentro de once meses. Se parte de unas premisas que están en las antípodas de las manejadas por Felipe González y Pedro Sánchez para llevar adelante sus objetivos. Veamos.

Martín

La iniciativa nace del portavoz de IU, Aurelio Martín, que lidera un grupo de dos concejales: él y Castaño. El motivo de la censura es la brecha abierta por Pedro Sánchez con su iniciativa parlamentaria que sirvió para poner fin al mandato del PP. El Ayuntamiento de Gijón sería una mera réplica del seísmo vivido en el Congreso de los Diputados, aunque en Gijón no haya corrupción ni gangrena.

Aurelio Martin llama a imitar la hazaña de Sánchez y advierte de que «sería un grave error (dejar) que nuestra ciudad siga agonizando».

A partir de ahora agonía significa reducir el paro en 10.000 trabajadores en los últimos cinco años, aumentar la afiliación a la Seguridad Social un 4%, entre 2011 y 2017, mientras en Asturias se reducía un 3%, o aumentar el gasto en servicios sociales un 80%.

La censura en Gijón se lleva a cabo para que el nuevo alcalde y su equipo gobiernen durante nueve meses. La única gestión que podrán llevar a cabo será preparar la campaña electoral. Lo que más necesita el pueblo de Gijón.

Por último, la figura del nuevo alcalde es un misterio. Nadie suelta prenda. La izquierda gijonesa toma prestada la figura del ‘tapado’ de la política mexicana.

En definitiva, la moción se anuncia cuando está a punto de convocarse los electores a las urnas, la presenta un grupo que juega un papel marginal en el Ayuntamiento, sin otro argumento que subirse la ola generada por Pedro Sánchez y con un ‘tapado’ como alcalde.

¿Qué hay detrás de todo esto? Pues algo que tiene mucho que ver con el poder y nada con Gijón.

La moción se gesta el fin de semana pasado, con Aurelio Martín de cumpleaños por Madrid, al día siguiente de que Alberto Garzón y Pablo Iglesias, junto a Equo, sellaran el acuerdo para concurrir en una única lista a las elecciones autonómicas y municipales de 2019.

Para Gaspar Llamazares es una pésima noticia ya que lidera al sector de IU que quiere concurrir por su cuenta a las elecciones. Para el próximo día 22 hay convocado un referéndum en Asturias donde los afiliados de IU votarán sobre ir solos o no a las urnas. Una decisión de transcendentales consecuencias para el futuro de la organización asturiana. Con estas piezas se monta la censura en Gijón. Comprobémoslo.

El plan

Gaspar Llamazares y Aurelio Martín forman tándem en la dirección regional de IU, desde los años ochenta del siglo pasado. Siempre lideraron al sector de IU más propicio a pactar con el PSOE. Su apuesta estratégica es la contraria de Podemos que trata de ser alternativa al PSOE, a cualquier precio. Llamazares y Martín buscan mejorar el PSOE, complementarlo, no sustituirlo.

A partir de ahí, Martín redacta la carta a José María Pérez, ‘Josechu’, que publica EL COMERCIO, el pasado martes 5 de junio.

Un plan astuto. Aurelio Martín propone una moción de censura a PSOE y Xixón Sí Puede (marca de Podemos). Al empezar el mandato, XSP rechazó la posibilidad de hacer alcalde a José María Pérez porque recelaba de su gestión en el consejo de administración de El Musel.

Si XSP vuelve a vetar a ‘Josechu’, Llamazares tendrá el discurso servido: cómo vamos a ir a unas elecciones con un partido que no está por la unidad de las izquierdas. Con ese argumento ganará el referéndum del día 22 y podrá concurrir con IU como candidatura autónoma.

Si XSP se pliega a los deseos de IU estará firmando una enmienda a la totalidad de lo que ha sido su apuesta estratégica a lo largo del mandato.

La gente con más cabeza en XSP es consciente de que Aurelio Martín les ha tendido una trampa, pero de los círculos de Podemos sale cualquier cosa. En ningún sitio está escrito que los activistas sociales hagan lecturas políticas correctas.

Si a once meses de las elecciones, la moción de censura triunfa y el tapado socialista se hace con la Alcaldía, XSP habrá hecho el peor negocio de su corta vida: en las urnas se dejará la mitad de las concejalías.

Toda esta retorcida estrategia política de censura-trampa se compadece mal con los intereses generales de Gijón y su Ayuntamiento.

Ver Post >
ENERGÍA LIMPIA A CUALQUIER COSTE
img
Juan Neira | 09-06-2018 | 5:14| 0

Javier Fernández confía en que el Ejecutivo no lleve adelante una descarbonización ‘exprés’. La patronal lamenta la falta de ministros asturianos en el Gobierno diseñado por Sánchez.  El presidente suprime los controles del 155 para generar confianza con Cataluña.  Las declaraciones de la ministra Teresa Ribera han dado en la diana asturiana: «El carbón tiene poco futuro, hay que pensar en alternativas atractivas para las comarcas con monocultivo, como pueden ser las minas o las centrales térmicas». Tratándose de la titular de un ministerio que se llama Transición Ecológica no pueden extrañar esas manifestaciones, ya que la nombraron para abandonar los combustibles fósiles y sacar toda la energía del viento, el sol, los saltos de agua, las olas, la biomasa, etcétera. Imagino que cuánto más rápido haga la transición, mejor nota sacará la ministra en la evaluación del Ejecutivo. Cuando del ministerio de turno desaparece la palabra energía y se sustituye por ecología, queda claro que las consecuencias industriales quedan relegadas a la consideración de daños colaterales. Seamos limpios aunque pobres.

La ministra dijo que el carbón tiene poco futuro, pero se le olvidó añadir que tiene mucho presente. Nunca se consumió tanto carbón en el mundo como ahora. Cada año se bate el récord de toneladas. La discusión no está en el modelo energético que habrá dentro de cien años, ya que todos estamos de acuerdo en que se basará en fuentes renovables. El asunto está en los plazos ¿Debe ir España por delante del resto de países en la transición ecológica? Sospecho que ese es el deseo del presidente del Gobierno, por algo habilitó una cartera para ese cometido.

En la Unión Europea, el ensayo más ambicioso para cambiar el mix energético provino de la Alemania de Ángela Merkel, cuando horrorizada por el accidente de Fukushima planteó un programa de cierre de todas sus centrales nucleares. Siete años más tarde, las renovables tienen un gran papel en Alemania, pero el principal input energético en ese país es el carbón. ¿No habrá nadie en el PSOE que le cuente estas cosas a Pedro Sánchez?

La extracción de carbón en España tiene una dimensión residual. La Comisión Europea marcó unas reglas para la viabilidad de las explotaciones. Espero que las minas que cumplan los requisitos no sean cerradas por razones ecológicas. Lo de las térmicas de carbón es más complejo, porque tiene que ver con el suministro industrial y el precio de la electricidad. La ministra evitará entrar en esas consideraciones. ¿Qué hace si descubre que la electricidad es más cara sin las térmicas? Llegamos al fondo del asunto ¿Cuánto coste y pérdida de competitividad estamos dispuestos a asumir para ganar la carrera de la transición ecológica?

Ver Post >
LA FICCIÓN DEL TÁNDEM
img
Juan Neira | 08-06-2018 | 8:54| 0

Un asunto menor, de carácter laboral –el sueldo que se le paga a una asesora–, ha provocado un choque entre Cristina Coto y Álvarez-Cascos en Foro. Como el poder del partido está concentrado en estos dos dirigentes, presidenta y secretario general de la organización, respectivamente, y dado que nunca antes había trascendido ningún roce entre ambos, estamos ante una situación inédita que con toda seguridad pondrá punto final al supuesto tándem. Cristina Coto explicó la desigual percepción económica que recibían dos asesoras, realizando igual jornada laboral, y la negativa de Cascos a reparar esa situación. A partir de ahí realizó declaraciones políticas sobre la falta de autonomía que tenía como presidenta y lo caro que se paga en Foro actuar con criterio propio. Por si alguien se había anticipado a hacer una lectura inteligente del incidente, se apresuró a decir que su salida a la escena pública no tenía nada que ver con la petición de las bases de la organización a Carmen Moriyón para que se ponga al frente del partido.

Desde que se puso en marcha el movimiento –por supuesto, espontáneo– de adhesiones a la alcaldesa de Gijón, la situación de Coto al frente del partido es insostenible. La petición de los afiliados es una moción de censura implícita a Cristina Coto: no les gusta que dirija el partido y piden a otra persona que se presenta a las primarias y se haga con el control de la organización. Es una situación tan violenta, queda tan desairada, que mantenerse en el puesto no le reporta beneficio alguno.

Para hablar de Foro, de su forma de funcionamiento, no tiene sentido mantener la ficción. El jefe omnímodo del partido es Cascos. Él tuvo la idea, desarrolló el proyecto y alcanzó en las elecciones de 2011 un éxito espectacular, sin precedentes. Foro sin Cascos es como Ciudadanos sin Rivera: una peña de amigos. En un momento determinado Cascos prefirió dejar la Presidencia del partido para no tener que ocupar la cabecera del cartel electoral y puso una presidenta nominal, Cristina Coto. Nadie mejor que ella sabe que nunca mandó en Foro, que fue una mera ayudante de Cascos, ejecutora de sus órdenes. Tuvo tres años para romper con esa situación, si no le resultaba satisfactoria. Lo que no tiene mucho sentido es que organice ahora una mini-crisis política ante el posible relevo por Carmen Moriyón. Por difícil que sea la situación –los cambios de personal son muy delicados en todas las empresas– deberían hacer lo posible por guardar las formas.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira