El Comercio
img
Autor: juanneira
LA IZQUIERDA RADICAL
img
Juan Neira | 16-07-2017 | 5:29| 0

La única novedad que puede surgir de la epidemia de pactos que azota a la izquierda asturiana es la alianza entre Podemos e IU. Cuando se conocieron los resultados de las últimas elecciones autonómicas ya se vio que en el nuevo mapa parlamentario había “otra” izquierda con tantos escaños como el PSOE.

Sin embargo, los socialistas, con 14 diputados, pudieron gobernar mientras que el bloque de la izquierda radical no fue capaz de dejar su tarjeta de visita en la Junta General del Principado, al mantenerse dividida en dos grupos que, paradójicamente, concurrieron juntos en las últimas elecciones generales. Ahora, con la mitad de la legislatura desperdiciada en polémicas estériles, Podemos e IU inician el camino de la convergencia.

Sobre la relación del PSOE con otros grupos de izquierda hay en Asturias sobrada experiencia. Ya se sabe lo que da de sí. Los socialistas aprobaron presupuestos y compartieron gobiernos de  unidad de la izquierda, presididos por Álvarez Areces. Si hay que resumir en pocas palabras el resultado de la estrecha colaboración entre PSOE e IU, diremos que fue especialmente provechosa para los socialistas que lograron por la vía de los acuerdos la fuerza que no habían recibido del electorado.

PSOE

En aquel periodo, la diferencia de escaños entre PSOE e IU -el primero siempre sacaba más de veinte escaños e IU no superaba los cuatro- hacía que la hoja de ruta del gobierno se atuviera al programa socialista. El único beneficio que obtenía IU era una mayor dotación para las consejerías que gestionaba y una mayor visibilidad para sus líderes, ocultos por la fuerza del bipartidismo.

En otras ocasiones, la negociación entre PSOE e IU no llegó a buen puerto. Entonces, los socialistas ponían encima de la mesa el “plan B”, consistente en llegar a acuerdos con el PP. En un abrir y cerrar de ojos se pasaba de la probable unidad de la izquierda a la realidad de la gran coalición. El mejor ejemplo lo tenemos en los mandatos de Javier Fernández. Si IU se lo ponía fácil, el PP lo sirve en bandeja.

El PP no tiene ningún problema en asumir los presupuestos socialistas, siempre y cuando incluyan una pequeña novedad. Unas veces es un pequeño retoque en el IRPF, y otras la elevación del mínimo exento en el Impuesto de Sucesiones. Hay que tener programas y objetivos muy similares para que el simple hecho de dejar sin gravar las herencias inferiores a los 300.000 euros sirva para dar el visto bueno a las cuentas del Gobierno socialista.

Esta doble alternativa seguirá presente en el futuro inmediato. Dicho con otras palabras: el PSOE prefiere acuerdos que le beneficien por la izquierda, pero Podemos e IU deben saber que no son imprescindibles para gobernar.

La oferta estival de Javier Fernández, dirigida a Podemos e IU, para alcanzar una mayoría de izquierdas, se inscribe en la estrategia expuesta. La izquierda radical no va a imponer sus alternativas, porque en caso de que las negociaciones se bloqueen, el Gobierno tiene una salida de socorro que se llama PP. Recientemente, Mercedes Fernández ya recordó que su partido está disponible.

En una entrevista que se publica en estas mismas páginas, Daniel Ripa, secretario general de Podemos en Asturias, analiza con acierto el camino emprendido con IU, al mostrarse cauto ante la política seguida por el grupo parlamentario de IU con el Gobierno socialista; apuesta por los acuerdos concretos; cree que Ramón Argüelles –coordinador general de IU- no ve a Podemos como enemigo, sino como posible aliado; y sueña con un “movimiento rebelde, insumiso, que intente cambiar Asturias”.

Hasta ahora, la mayor diferencia entre Podemos e IU, con respecto al PSOE, es que el partido morado quiere ser alternativa a los socialistas, mientras e IU se conformó con alejarlo del PP.

Dando por bueno que Podemos e IU tienen todo el derecho del mundo a constituir una alternativa de gobierno, independiente del PSOE, creo que tienen ante sí tres obstáculos.

OBSTÁCULOS

El primero, y más difícil de resolver, tiene que ver con el análisis político. Asturias puede necesitar una alternativa de gobierno de izquierdas, pero a condición de que esa izquierda con rostro nuevo no herede las hipotecas de sus mayores. Con las clásicas verdades de la izquierda el fracaso en la gestión está asegurado, y se acabará el experimento.

No se pueden resolver los problemas de la gente adorando al sector público, cual becerro de oro. Una extraña divinidad a la que hay que ofrecer constantes sacrificios en forma de pago de tributos, que no evitan el exponencial crecimiento de las deudas. Gobiernen ustedes como quieran, pero no nos traten de convencer de que dos y dos suman cinco.

Segundo problema. Si en el mes de septiembre el “sanchismo” se hace con el control de la FSA, es muy probable que el sector de IU más proclive a llegar a acuerdos con el PSOE (Gaspar Llamazares) le concederá otra oportunidad.

Tercer problema. En la izquierda, el nuevo eje de fuerza, Sánchez-Iglesias, se proyectará sobre las comunidades autónomas. Pablo Iglesias quiere absorber a  IU (prácticamente ya lo ha logrado) y pactar con el PSOE. La izquierda radical asturiana está en otra onda. Riesgo de colisión.

Ver Post >
METER LA PATA
img
Juan Neira | 15-07-2017 | 6:09| 0

La conmemoración del veinte aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco deja un sabor amargo. Nunca pude imaginar que seis años después de la derrota de ETA, concretada en el abandono definitivo de la actividad terrorista, la figura del concejal de Ermua concitara la división de la clase política española y algunos sectores sociales mostraran animadversión hacia su figura. Resulta desoladora la quema en Getafe de objetos utilizados en el homenaje a Miguel Ángel Blanco. Causa una pena infinita el gesto de una pareja de jóvenes que se mofan del concejal del PP asesinado, delante del Consistorio carbayón, con una foto donde se ve una pancarta colgada en su memoria.

En el Ayuntamiento de Oviedo hubo un acto sensato de conmemoración del veinte aniversario, respaldado por todos los grupos municipales, pero tanta unidad no podía durar mucho tiempo y se quebró con la respuesta a la propuesta del PP de dedicarle una calle. Al tripartito no le parece bien que Blanco tenga una calle en la capital del Principado. El edil socialista, Diego Valdiño, declaró que “no tiene sentido que una sola persona represente todo el sufrimiento de las víctimas de la banda terrorista”. El mismo argumento que esgrimió Manuela Carmena para prohibir la colocación de una pancarta en Madrid. Valdiño remató su razonamiento diciendo que “tampoco han hablado con el resto de familias para saber qué opinan”. Es difícil argumentar de una forma más endeble. Miguel Ángel Blanco es uno de los principales símbolos del dolor causado por ETA, como también lo es Ortega Lara. Para las familias golpeadas por el terrorismo, ensalzar la figura del concejal vasco es lo mismo que honrar a todas las víctimas. Sólo desde el más estrecho sectarismo se pueden poner obstáculos a dedicarle una calle. Es muy probable que si hubiese sido concejal de un partido distinto al PP, la respuesta hubiera sido otra.

La clase política no da la talla. Da igual que se hable de terrorismo, de la Unión Europea, de impuestos, de educación o de modelo energético. La mayoría de nuestros representantes aborda los temas con trazo grueso, incapaces de captar los matices. El último ejemplo de actuación absurda e irresponsable lo acaba de dar Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat. Destituye a tres consejeros de su gobierno y declara que “no quería prescindir de ninguno ni había motivos para el cese”. Así habla el político que más cobra de España. Cómo no van a equivocarse los concejales ovetenses.

Ver Post >
EVITAR EL RIDÍCULO
img
Juan Neira | 14-07-2017 | 11:12| 0

Siguen los dirigentes políticos asturianos atrapados en el círculo vicioso de las propuestas imposibles y las respuestas descabelladas. José María Pérez, aspirante a hacerse con la Secretaría General de la Federación Socialista Asturiana, quiere celebrar ya el debate con Adrián Barbón, líder ‘sanchista’ que opta al mismo cargo. Los dos son precandidatos y todavía no han acreditado los avales necesarios para ser nominados como candidatos, pero Josechu pretende hacer ya un debate que normalmente se ubica en plena campaña electoral; en este caso, la campaña se desarrollará en el mes de septiembre.

Josechu tiene sentido común y una larga experiencia política, pero habla como si fuese un novato que no conoce los usos y costumbres de su propio partido. Realiza una propuesta indefendible, que solo sirve para erosionar su propio crédito político y proyectar una imagen de improvisación y nerviosismo que no le va a ayudar a ganar adeptos.

En el mes de mayo, en plena campaña de las primarias federales, Pedro Sánchez, Susana Díaz y Patxi López realizaron un gran debate entre aspirantes. A mí me pareció el mejor debate televisado, de los realizados entre políticos en España. Cada candidato llevó a cabo una táctica estudiada, para poner en valor sus puntos fuertes y criticar los flancos débiles de los rivales. Pese a la carga de tensión que había en la sede de Ferraz –lugar donde tuvo lugar el acto–, y a pesar de algunas evidentes animadversiones personales, todo el debate se hizo con un escrupuloso respeto entre los tres participantes. Algo parecido, a su escala, deben aspirar a desarrollar José María Pérez y Adrián Barbón: abordar los verdaderos problemas que aquejan al PSOE y a nuestra región, sin caer en los cansinos lugares comunes de los discursos políticos.

Si José María Pérez quiere aportar algo novedoso e interesante para las primarias socialistas asturianas no necesita recurrir a propuestas absurdas, que rozan el ridículo, como realizar un debate entre candidatos que todavía no son candidatos, ya que no han presentado los avales necesarios para ello. Mejor rectifica y propone la celebración de dos o tres debates, con Adrián Barbón, en el mes de septiembre. La idea del debate único, que les gusta mucho a los líderes que no quieren debatir (por ejemplo, Rajoy), es una propuesta de mínimos. En otros países no se sigue un formato tan limitado. Tres debates con un guion tasado, con seguimiento público, y que gane el mejor.

Ver Post >
REBAJAS DE TEMPORADA
img
Juan Neira | 14-07-2017 | 11:11| 0

Los partidos de izquierda en Asturias se encuentran metidos de lleno en el círculo vicioso de los pactos políticos. Todos los días se producen declaraciones sobre futuras negociaciones sin que sirvan de pista para el inmediato futuro. Las mismas palabras las dicen unos y otros; en unos casos a modo de crítica y otras veces de defensa. Pura retórica. El otro día, desde IU daban por zanjada la posibilidad de entenderse con Javier Fernández, y ahora nos cuentan que las palabras del presidente del Principado sobre la negociación entre las izquierdas están bien, y se le insta a liderar con hechos la susodicha negociación. ¿En qué quedamos? ¿Están dispuestos a negociar con el Gobierno socialista o dan por enterrada esa alternativa? Estamos asistiendo a una versión corregida y aumentada del viejo cuento de la buena pipa: «¿Quieres negociar?» «Sí». «No te digo que me digas que sí, te digo que si quieres negociar». A la aliteración absurda de propuestas ahora lo llaman bucle. Por si quedaba alguna duda sobre el cariz repetitivo del discurso de nuestros políticos, llega Guillermo Martínez, consejero de Presidencia, y aclara que la oferta de pacto es válida desde el minuto uno.

Los dirigentes políticos, rodeados de compañeros de partido y asesores, no reparan en la imagen que dan ante la opinión pública. Cada día es peor. En esta materia hay que reconocer que la clase política asturiana (izquierda y derecha) no se diferencia de la española y la europea (visto los nueve años de cárcel que le acaban de endosar a Lula, dan ganas de escribir que la clase política mundial está bajo mínimos). Se desdeña la realidad y se interpreta un guión teatral dictado por las cúpulas de los partidos y grupos parlamentarios. En pleno mes de julio se les ha ocurrido escribir una comedia sobre pactos políticos. Lo han intentado durante los dos primeros años de la legislatura, bien es cierto que unos con mayor interés que otros, y no han llegado a nada. Pues bien, ahora se lanzan a crear expectativas en un asunto sobre el que ya han fracasado.

Las preocupaciones de la gente no pasan por los cambalaches entre grupos parlamentarios. En esta región hemos visto acuerdos, a bombo y platillo, entre los distintos gobiernos socialistas, la patronal y los sindicatos, que no tuvieron ningún efecto práctico. También hubo pactos entre PSOE e IU que no sirvieron ni para relanzar la economía ni para aminorar el paro. ¿Qué sentido tiene esta campaña? Rebajas de temporada.

Ver Post >
CAMBIO DE REFERENCIAS
img
Juan Neira | 14-07-2017 | 11:08| 0

Guillermo Martínez tilda de hipócritas a Podemos e IU por la respuesta dada a la oferta del pacto del Principado. Las formaciones parlamentarias a la izquierda del PSOE consideran agotado el margen de acuerdos con el Ejecutivo de Javier Fernández. El disenso no está motivado por la imposibilidad de armonizar las propuestas de unos y otros, sino por la desconfianza hacia los interlocutores. Por su parte, Podemos e IU acercan posiciones sobre las listas de espera en la Sanidad pública, un asunto que ha merecido la constitución de la correspondiente comisión de investigación en la Cámara, un recurso que no se había utilizado nada más que una vez en 29 años de actividad en la Junta General del Principado, y que desde el año 2012 se ha convertido en la forma habitual de tratar los problemas en el Parlamento asturiano. Aquí no entendemos de términos medios, pasamos de la nada al todo en un abrir y cerrar de ojos.

Las comisiones de investigación pretenden tratar en clave de buenos y malos los problemas de la comunidad autónoma, y eso vale para cuestiones como la corrupción de autoridades o funcionarios, pero no para asuntos que tienen que ver con aciertos o errores de gestión. Puede que haya habido abusos en las listas, con determinados tratos de favor, pero no se puede decir que esa sea la causa de la demora en operaciones, pruebas diagnósticas o consultas al especialista. La vida política española y asturiana es demasiado cainita para que las comisiones de investigación funcionen con normalidad. En cualquier caso, la unidad de Podemos e IU en esa materia no prefigura nada. Deben ponerse de acuerdo en cuestiones de estrategia, y está por ver lo que lo logren.

Javier Fernández quería jugar la carta de la izquierda antes de que se lo pidiera el Congreso de la FSA, y se ha encontrado con que a ese lado del espectro político las puertas están cerradas. Hace unos días, Mercedes Fernández se ofreció como Cirineo para llevar la cruz del Gobierno, pero no le va a ser fácil pactar con el PP las cuentas del próximo año ya que puede abrir un frente con el aparato del partido. No adelantemos acontecimientos, porque José María Pérez está dispuesto a dar la batalla, y las primarias socialistas están llenas de favoritos derrotados por el voto de los militantes.

No creo que Podemos e IU sean hipócritas. Simplemente, se ha producido un cambio de referencias en IU, al abandonar al PSOE por Podemos. Ramón Argüelles lo ha anunciado. Veremos lo que hacen los diputados.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Etiquetas

Otros Blogs de Autor