El Comercio
img
Autor: juanneira
BARBÓN “VERSUS” PÉREZ
img
Juan Neira | 04-09-2017 | 6:53| 0

Aunque no lo parezca, arranca hoy la campaña de las primarias socialistas en Asturias. Tal como estaba previsto, el mes de agosto neutralizó el intento de politizar el ambiente con una disputa electoral interna que no despierta interés entre la opinión pública. Las vacaciones, con sus tópicos de playa y montaña, diversión y optimismo, no reservaron espacio para un asunto tan plúmbeo como la disputa por la Secretaría General de la Federación Socialista Asturiana. Por desgracia, la noticia del verano fueron los atentados terroristas de Cataluña y la polémica subsiguiente. Por nuestra tierra, la sentencia del “caso Renedo” tiene más enjundia que la controversia sobre si tal candidato representa al aparato o a la militancia. En resumen, el calor y la lluvia dejaron un hueco pequeño para la política y cerraron el paso a los asuntos partidarios.

La campaña empieza con su principal aliciente, el debate entre José María Pérez y Adrián Barbón. Si todavía hay pescado sin vender, llegó el momento de ponerlo en el escaparate. El precedente cercano del debate en Ferraz entre Pedro Sánchez, Susana Díaz y Patxi López fue un éxito. Los tres hicieron un buen papel, aunque el resultado de las primarias quizás estaba ya decantado a favor del primero. En el caso asturiano, el mayor problema reside en la falta de expectación. La gente tiene la cabeza en otras cosas. En nuestra región el curso político arranca el fin de semana, con el Día de Asturias, así que hubiera sido mejor idea retrasar una semana el duelo dialéctico entre Pérez y Barbón. Siempre hay opciones peores, como aquella propuesta de Pérez de celebrar el debate en el mes de julio. Hubiera dado lo mismo ganarlo que perderlo, porque a estas alturas no habría memoria del mismo.

Adrián Barbón es el favorito inequívoco por la gran ventaja que sacó en la presentación de avales. En Asturias, el “sanchismo” tiene mucha fuerza, como se demostró en las primarias que llevaron a la Secretaría General a Pedro Sánchez. Además, frente a él sólo está José María Pérez. No hay otro bando. El “javierismo” ha dimitido. El jefe está de retirada y su ejército se ha replegado a los cuarteles de invierno. El único objetivo es gestionar la Administración hasta el fin de la legislatura. Este es el hecho más relevante de las primarias socialistas en Asturias. José María Pérez debería arriesgar al máximo en el debate. No está en su carácter, al ser una persona moderada, pero las circunstancias no le dejan otra opción.

Ver Post >
VISIÓN INQUIETANTE DEL “CASO RENEDO”
img
Juan Neira | 03-09-2017 | 5:41| 0

Quiero comentar el “caso Renedo” desde una perspectiva que no es necesariamente política, aunque sí marcadamente incorrecta. Una mezcla de sensaciones y reflexiones que suscitan los personajes implicados, las Administraciones donde trabajaban, las intervenciones de los políticos que quedaron fuera del sumario y los empresarios que pasaron de la púrpura del premio a la oscuridad del calabozo.

Empecemos con un secreto a voces: los medios que tiene la Justicia no permiten hacer justicia. Si la sentencia más esperada de la historia judicial asturiana tiene que llegar por capítulos porque el sistema informático no puede transportar mil folios por los vericuetos de la Audiencia Provincial es que el siglo XXI todavía no llegó al reino de las togas.

GRUPO HUMANO

Vayamos con otras consideraciones más desasosegantes que distinguen al “caso Renedo” de la retahíla de historias de corrupción que pueblan el mapa autonómico español. Llama poderosamente la atención que las abultadas penas de cárcel cayeran sobre un grupo humano tan heterogéneo. ¿Cómo iban a formar juntos una trama si no hay dos tipos semejantes?

La figura principal es José Luis Iglesias Riopedre, un hombre liviano, con sus camisas de manga corta y zapatos sin calcetines. Un funcionario jubilado que cobra la pensión máxima pero tiene que alquilar las habitaciones del único piso de su propiedad, sito en Oviedo, para poder vivir.

Tras investigar sus andanzas, el inspector jefe del Cuerpo Nacional de Policía declaró que “no recibió ni un euro ilícito, pero como preocupado padre de un hijo que no le iban bien las cosas, se aprovechaba para que las empresas dieran trabajo a su hijo”.

La Audiencia Provincial lo declaró autor de cuatro delitos (prevaricación, fraude, cohecho y falsedad en documento mercantil). Seguro que los jueces tienen razón. Pero más allá del Código Penal está la catadura moral. No tiene nada que ver el consejero de un gobierno que roba para comprar un dúplex de 500 metros cuadrados que saltarse las normas para que trabaje un hijo que tiene serios problemas de salud y otro tipo de problemas. No disculpo a Riopedre, en absoluto, pero creo que no encaja en la tipología del político corrupto que nos muestran los telediarios.

La figura de Riopedre es incómoda. No es Matas, ni “El Bigotes” ni Prenafeta ni Undargarin ni Pujol padre ni Pujol hijo ni, siquiera, Villa.

María Jesús Otero, principal colaboradora suya en la Consejería de Educación es la negación del refrán: la cara es espejo del alma. La primera vez que vi a esta señora pensé que era una misionera seglar o algo por el estilo. Quiero decir que me parecía una persona vocacionalmente pobre. Cuando transcendieron los contenidos de las cintas grabadas por la Policía y conocimos aquellos diálogos sobre coches de lujo, su espléndido chalet en Llanes, etcétera, quedé desconcertado.

Como tenemos una amiga común, sé que es extraordinariamente inteligente, goza de una memoria privilegiada, destila realismo y habla del “caso Renedo” sin dramatismo.

Para la clase política, la figura de Otero es difícil de tratar. El ejemplo estuvo en la comisión parlamentaria de investigación, cuando al ir a declarar tuvo la mala suerte de que se deslizara el sillón con ruedas para caer a la larga en el parqué flotante. Todos se pusieron de pie sin saber qué hacer. Otero se levantó por sus propios medios para guardar silencio ante las preguntas.

De la peripecia de Marta Renedo, incluyendo repentino arrepentimiento, sólo veo un problema de conducta que ya habrá quedado superado.

Los dos empresarios son diferentes: uno deportivo, el otro elegante; uno de Gijón, el otro de Oviedo; uno de izquierdas y el otro de derechas. Sólo coinciden en que sus empresas quebraron a la vez. Y ahora llega el turno para las preguntas.

PREGUNTAS

¿Alguien puede creer que estas cinco personas formaban la más peligrosa trama corrupta de la política asturiana que desarticuló la magistrada Ana López Pandiella? ¿No los hay más listos, más malos, con mayor afán de lucro en toda la Administración asturiana? ¿Por qué la corrupción se circunscribe a la Consejería de Educación? ¿No se facturaban sillas, mesas, ordenadores, armarios, etcétera, para otros departamentos del Gobierno? ¿No vendían las empresas susodichas a otras administraciones? ¿Todos los corruptos estaban en la Consejería de Educación y ninguno en los grandes ayuntamientos, en la Universidad de Oviedo, en la Sanidad, etcétera? ¿Todas las compras de material se hacían a través de impolutas mesas de contratación, excepto las que versaban sobre contenido escolar? ¿Si María Jesús Otero se hubiera dedicado a dar clase, toda la Administración autonómica tendría el alma blanca para ir a comulgar por las mañanas? ¿Con lo sumamente fácil que era saltarse los controles de interventores y altos funcionarios, no hubo ningún otro pillo que se lucrara a costa del presupuesto del Principado? ¿No hay en las famosas cintas grabadas por la Policía Judicial algunos diálogos que orientan el olfato investigador hacia otros territorios? ¿No hay algún político que se permitió hacer críticas desde la oposición, tras conocerse la sentencia, que también formaba parte del “equipo”, en sentido amplio? El que esté libre de culpa que tire la primera piedra.

Ver Post >
CONDENA TARDÍA, DUDOSO CUMPLIMIENTO
img
Juan Neira | 02-09-2017 | 6:00| 0

A los siete años y medio de empezar a fabricarse el “caso Renedo” conocemos, por fin, el desenlace. María Jesús Otero ha sido condenada a nueve años y medio de cárcel; a Marta Renedo le han impuesto nueve años y a José Luis Iglesias Riopedre seis años. Sobre los dos principales empresarios implicados en el “affaire”, Víctor Manuel Muñiz (Igrafo) y Alfonso Carlos Sánchez (Apsa), recae una condena de seis años y seis meses. La multa más elevada fue para María Jesús Otero, 2,5 millones de euros. Los dos empresarios tendrán que pagar 1,9 millones (Víctor Muñiz) y 1,5 millones (Alfonso Sánchez). Marta Renedo, 480.000 euros y José Luis Iglesias Riopedre, 400.000 euros.

No es fácil comentar las penas cuando se desconoce la sentencia. Tras anunciar a bombo y platillo que el 1º de septiembre se conocería, nos han suministrado el fallo. Tenemos el titular pero el relato de la noticia queda para otro día. ¿Cuáles son los hechos probados? ¿Cuál es la argumentación del fallo? De momento, interrogantes sin respuesta.

GRABACIONES

Al quedarnos sin los considerandos del tribunal, nos movemos por apariencias. Por el fallo se intuye que los argumentos de la Fiscalía han sido validados por la Audiencia Provincial. Nada extraño. Para un profano en la materia, el juicio del “caso Renedo” ha estado marcado por las grabaciones.

Mientras Riopedre ejercía de consejero de Educación y María Jesús Otero de directora general, la Policía Judicial obtenía la principal prueba de cargo. Autoridades y empresarios hablaban por sus teléfonos móviles con la soltura propia del que participa en una conversación privada: adjudicaciones, encargos, precios, compensaciones.

Todo de espaldas al Derecho Administrativo y con los dos pies metidos en el Código Penal. A cierta edad se recobra la inocencia, aunque no esté permitido disfrutarla.

En la vista oral, los acusados se acogieron a su derecho de no responder a la Fiscalía y a las acusaciones privadas. A partir de esta premisa, la suerte ya estaba echada. Las respuestas a las preguntas de sus abogados respondían a la lógica de un guion teatral escrito a cuatro manos, en que ambas partes, defensas y acusados, conocían preguntas y respuestas. La influencia de esos interrogatorios sobre el tribunal fue nula.

Recuerdo que en la vista oral del “caso Nóos”, los principales acusados, Iñaki Undargarin y Diego Torres, aceptaron responder a las acusaciones. Con independencia del resultado que les haya dado, es la única estrategia para hacer frente a pruebas de cargo sólidas.

Como no estamos ante una sentencia firme, todo indica que no serán enviados a la cárcel ni tendrán que pagar las multas hasta que diga la última palabra el Tribunal Supremo. La edad de los principales condenados abreviará su encarcelamiento en caso de producirse.

La condena a ocho de los acusados comporta 40 años y tres meses de cárcel, así como multas por valor de 6,7 millones de euros. Pero no se dice nada del dinero que deben devolver al Principado.

PRINCIPADO

Una auténtica anomalía que sólo se explica por el nefasto papel jugado por el Principado en el proceso del “caso Renedo”. Resulta que el principal perjudicado por las maquinaciones fraudulentas de los condenados, que se personó como acusación particular en el sumario, no tuvo a bien valorar los daños causados a su patrimonio ¿Esa es la forma de defender el bien público?

En la vista oral, la Fiscalía llegó a hablar de “caos contable” en la Administración autonómica, al encontrarse con operaciones, como el cobro de 248.000 euros de Maximino Fernández (empresario que colaboró en alguna ocasión), sin que exista documento público. Recordemos el juego que dio en el juicio el famoso expediente de la biblioteca de El Fontán. Otras veces los documentos estaban duplicados.

La apatía del Principado por cuantificar los daños causados llegó hasta el punto de pedir el archivo de las actuaciones al Tribunal de Cuentas, cuando dos expedientes llegaron a su poder. La Fiscalía se opuso.

Veremos ahora cuánto patrimonio se recupera. Cuando las defensas de los principales acusados trataron de negociar con el Principado llegaron a ofrecer cinco millones de euros y el ingreso en la cárcel. La oferta fue desdeñada. Ni en sueños podrá resarcirse el Principado por una cantidad tan elevada.

¿Cuál es la lectura política del fallo? Empecemos por lo obvio: una visión crítica sobre la gestión socialista. No hay duda. Sin embargo, me extrañaron mucho las declaraciones de los principales portavoces partidarios.

Según Cuervas-Mons, Areces debe abandonar el Senado. Si se aplicase esa vara de medir, tal vez el PP perdiera la mayoría absoluta en la Cámara alta. Emilio León (Podemos) deplora el bloqueo socialista a las medidas contra la corrupción. Jesús Gutiérrez (PSOE) alaba la capacidad de reacción de su partido al suspender a Riopedre. Ni Robespierre hubiera llegado tan lejos. Declaraciones rutinarias.

Hay un elemento diferencial entre el “caso Renedo” y el serial de corrupción de los telediarios. Nadie habló de asunto aislado. Nadie. Ni se demonizó a Riopedre. La instrucción fue tan larga y cerró tantas puertas que las rotundas condenas no terminan con la especulación. Tal vez algún día la explicación venga servida desde el periodismo.

Ver Post >
MÁS QUE ALEMANIA
img
Juan Neira | 01-09-2017 | 9:44| 0

Los datos de la recaudación fiscal en el primer semestre del año son elocuentes. Los impuestos que el Estado recauda en Asturias han arrojado un saldo muy superior al del pasado año. La recaudación aumentó en 125 millones de euros, lo que significa un incremento del 13%. Si nos fijamos en los dos grandes tributos de nuestro sistema impositivo, vemos que el IRPF creció el 5% y el IVA lo hizo en el 19,7%. Entre los dos aumentó la recaudación en casi 100 millones. Un incremento tan notable de los ingresos fiscales es síntoma de una economía en expansión.

Entre la clase política se ha extendido una forma de analizar los datos económicos que siempre ha sido muy del gusto de la calle. Consiste en distinguir entre la economía oficial y la real. La primera estaría representada por las estadísticas de distintos organismos, como, por ejemplo, el Ministerio de Hacienda. La otra tendría que ver con las vivencias de la gente. Según este enfoque popular, del que participan una buena parte de nuestros diputados o senadores, es posible que una vaya bien y la otra, mal. Puede crecer la recaudación fiscal y aumentar la desesperación del pueblo por la falta de recursos. Se trata de un discurso demagógico que carece de la más elemental coherencia intelectual. Si el crecimiento del IVA roza el 20% es porque hay un aumento muy relevante del consumo. Y si la gente compra más bienes y servicios es porque tiene una mayor confianza en la situación económica y cuenta con una mayor liquidez y crédito. Si se recauda más por IRPF es porque el volumen de rentas ha crecido, lo que significa un aumento de la riqueza que está en manos de los ciudadanos. Los mercachifles que venden mercancía barata (la macroeconomía puede gozar de salud, mientras la microeconomía está enferma) no deberían tener ningún predicamento entre nosotros.

Nuestra economía tiene problemas, ya que el paro sigue siendo alto en comparación con la media de la Unión Europea, y el mercado de trabajo está lastrado por una fuerte temporalidad. Ahora bien, las cosas van mucho mejor que en 2012 o 2013, por no hablar de los años del inicio de la gran recesión. No se puede negar lo obvio. Los diputados deberían interesarse por los fundamentos de la mejora económica y proponer medidas que no la pongan en riesgo. Algunos se quejaron de que Zapatero negara la crisis económica y yo me admiro más de los que niegan la recuperación cuando va ya por el cuarto año. En ese tiempo, la economía española creció el 2,6% más que la alemana.

Ver Post >
UN DEBATE INOPORTUNO
img
Juan Neira | 31-08-2017 | 9:55| 0

Pleno extraordinario en el Congreso de los Diputados sobre el “caso Gürtel”. La investigación de la Fiscalía sobre este escándalo, relacionado con la financiación del PP, data de finales del año 2007, y la denuncia del Ministerio Fiscal fue en 2009. Quizás sea el caso de corrupción que ha estado más veces en los medios de comunicación. Personajes como Francisco Correa o Álvaro Pérez Alonso, “El Bigotes”, resultan tan cotidianos que parecen las ovejas negras de la familia. El “caso Gürtel” es un serial de éxito que va ya por su decimosegunda temporada. En el Parlamento tocaba hablar del escándalo desde planteamientos políticos. El primero que lo entendió fue el propio Mariano Rajoy, al que iban a ir destinadas las críticas. El presidente pidió a la oposición que fuera consecuente y presentara otra moción de censura. Sin restar un ápice de responsabilidad a los principales dirigentes del PP, empezando por quien tiene una mayor jerarquía, creo que la invitación de Rajoy a la oposición es correcta. Veamos.

El asunto se encuentra todavía en los tribunales y cualquier valoración está, aún, condicionada al conocimiento de la sentencia. No obstante, el PP no ha tratado de defenderse argumentando que todo es falso. Quiero decir que la naturaleza del escándalo no está en discusión. Otra cosa son las responsabilidades penales que se sustancien y las penas que lleven acarreadas. Ahora bien, desde que entró la denuncia en el juzgado, hasta hoy, hubo tres elecciones generales. Las tres fueron ganadas por Rajoy. Dos de ellas se produjeron seis y siete años después de haber estallado el escándalo. En términos políticos podemos decir que aunque los ciudadanos tenían abundante información sobre el “caso Gürtel” no tuvieron ninguna intención de castigar a Rajoy. A partir de aquí, si la oposición no se conforma con el actual estado de cosas, debe dar un paso al frente y presentar un candidato alternativo para presidir el Gobierno. En el pasado mes de mayo, Unidos Podemos ensayó esa vía, y Pablo Iglesias fue abrumadoramente rechazado por la Cámara.

Es una pena que la agenda del Congreso de los Diputados no coincida más con las preocupaciones del presente. A las dos semanas de producirse el segundo mayor atentado terrorista sufrido en España durante el siglo XXI, y con el desafío independentista en su momento álgido, la atención se centra en la Gürtel y la hipotética moción de censura. A eso se llama tirar piedras contra el propio tejado.

 

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Etiquetas

Otros Blogs de Autor