El Comercio
img
Fecha: febrero 10, 2018
DIFICULTADES PARA GESTIONAR
Juan Neira 10-02-2018 | 10:30 | 0

Terminadas las vacaciones de Navidad, los diputados asturianos vuelven a sus quehaceres parlamentarios. En la Junta General del Principado, Dolores Carcedo dibujó un panorama preocupante para la gestión presupuestaria. La consejera de Hacienda señaló que al Gobierno socialista le toca hacer frente a dos prórrogas, la propia del Principado y la menos comentada prórroga de las cuentas del Estado al no haberse aprobado en las Cortes ningún proyecto presupuestario para 2018. El Gobierno central retiene 116 millones correspondientes a las entregas a cuenta de la participación del Principado en los ingresos fiscales del Estado, y el Ejecutivo regional contará con 12 millones menos que en el anterior ejercicio por el rechazo a su proyecto de cuentas.

La consejera de Hacienda se queja, pero está rodeada de administraciones que gestionan en similares o peores circunstancias, sin hacerse las víctimas. Administraciones de mayor jerarquía (Estado) y de menos (ayuntamientos) pasan por trances similares. El Gobierno central espera el momento adecuado para hacer un último esfuerzo y lograr un pacto parlamentario sobre los recursos para 2018, aunque sabe que las circunstancias operan en su contra: más tensión que nunca con Ciudadanos, mientras el PNV airea sus exigencias sobre el derecho a decidir y la transición hacia un Estado confederal. De locos. En estas circunstancias entiendo que aplace las transferencias a las comunidades autónomas sobre los ingresos que espera obtener. En el Ayuntamiento de Gijón, la prórroga presupuestaria llega acompañada de una polémica en torno a la infracción sobre la regla de gasto (una norma que diseñó Cristóbal Montoro, mientras la Administración estatal es la que menos respeta el techo de déficit público acordado). Con esas dificultades, el equipo de gobierno municipal gijonés espera gestionar la prórroga atendiendo a todas sus obligaciones.

Dolores Carcedo duda de la sinceridad de Podemos cuando se ofrece a negociar y apoyar las peticiones de crédito extraordinario que palíen los rigores de la prórroga presupuestaria. Debería de pensar que también los diputados de Podemos pueden dudar de sus intenciones. Lo cierto es que estamos en prórroga presupuestaria porque el Gobierno socialista no aceptó, al final, la última oferta de Podemos que tenía una cuantía equivalente al 1% del presupuesto. Para ser un buen gobernante hay que arrinconar los prejuicios y ser más pragmático.

Ver Post >
LA CATALUÑA BICÉFALA
Juan Neira 10-02-2018 | 12:37 | 0

Las tres fuerzas que conforman el espacio parlamentario del independentismo (JxCat, ERC, CUP) ultiman la fórmula esperpéntica con la que pretenden dar una solución a la gobernabilidad de Cataluña. Hay acuerdo en tener una doble representación en Bruselas y Barcelona y, también, en aceptar que Carlos Puigdemont es el líder máximo del movimiento independentista al que debe obediencia el resto de los dirigentes. Discrepan en la manera de establecer la compleja representación institucional entre las dos sedes y en la forma de protocolizar la jefatura de Puigdemont. Para JxCat lo mejor sería reformar en el Parlamento la Ley de Presidencia y Gobierno de la Generalitat para crear el consejo de la república que presidiría Puigdemont en Bruselas. Sería elegido presidente a través del Parlamento. ERC no quiere volver a transgredir la legalidad y propone que una asamblea de cargos electos unja a Puigdemont como presidente y se constituya de manera informal el consejo de la república. En ERC quieren mantener al margen al Parlamento para evitar que el Tribunal Constitucional considere ilegal la creación de nuevos órganos de la Generalitat y la propia reelección de Puigdemont. ERC pretende que todo sea muy simbólico, menos para elegir al presidente efectivo de la Generalitat, que se haría entre los 135 diputados en la Cámara autonómica.

ERC acepta que la Presidencia sea ocupada por Elsa Artadi, la persona elegida por Puigdemont. Una mujer joven, economista con brillante currículo (doctora en Harvard, profesora de universidades de Italia y China, miembro del comité científico del Banco Mundial, así como consultora del mismo en Washington), que entró en política de la mano de Mas-Collel, el consejero de Economía con Artur Mas, y fue directora general de tributos y coordinadora interdepartamental en Presidencia. Su peso político es muy escaso; los medios de comunicación empezaron a informar sobre ella en las semanas previas a las elecciones del pasado 21 de diciembre. Fue entonces cuando se creó la llamada lista del presidente. Reúne las dos características que necesita Puigdemont: ajena al aparato de PDeCAT y fiel a su persona. Con esos mimbres armará la bicefalia en el poder: Puigdemont y sus seguidores, organizados en el consejo de la república, mandarán desde Bruselas, y Elsa Artadi, al frente de un gobierno legal y con mayoría en el Parlament, llevará al Diario Oficial de la Generalitat las órdenes que le lleguen desde la capital de la UE.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira