El Comercio
img
RAJOY, NARBONA Y LA CUP
img
Juan Neira | 03-08-2017 | 15:13

Mariano Rajoy sopesa la posibilidad de celebrar un Consejo de Ministros extraordinario, suspendiendo las vacaciones de agosto, para frenar las medidas que tomen los independentistas. Como los procedimientos legales exigen que algunos actos sean acordados por el Consejo de Ministros no resulta extraña la previsión del presidente. La incógnita reside en qué actuaciones contempla Rajoy para desbaratar el plan de la Generalitat. Da la impresión que sabe mejor Puigdemont los pasos que va a dar, que Rajoy las medidas que va a adoptar para impedir la celebración del referéndum de autodeterminación del 1º de octubre.

A este respecto resultan muy llamativas las declaraciones realizadas por Cristina Narbona, presidenta del PSOE, al dar por hecho que se va a realizar la consulta. La dirigente socialista pide a los catalanes que no se acerquen a las urnas para no legitimar la convocatoria. Esta buena señora, en su día, como ministra de Zapatero, quiso convertir el Mediterráneo en agua dulce, con 51 plantas desaladoras. Costaron 4.000 millones de euros y quedaron sin utilizar porque era agua de mala calidad y muy cara para los agricultores. Pues bien, la misma Cristina Narbona que acaba de proponer el federalismo asimétrico como modelo territorial para España, para hacer felices a andaluces, extremeños, asturianos, cántabros, gallegos, manchegos, aragoneses o castellanos, no se ha enterado de que el Gobierno de la nación tiene mecanismos legales en la mano para impedir el referéndum y sentar en el banquillo de los acusados a los que promuevan actos contra la Constitución. Narbona no está de acuerdo en suspender la autonomía catalana y tampoco quiere que el Gobierno lleve al Tribunal Constitucional las leyes de desconexión con España que maneja la Generalitat. La presidenta del PSOE maniata al Estado y deja en manos de la ciudadanía la impugnación de la consulta. Ni un cómplice confeso de los independentistas actúa con tanto descaro ¿Tiene algo que decir Pedro Sánchez o prefiere pasarle la patata caliente a Margarita Robles?

Mientras tanto la CUP sigue realizando actos contra los intereses objetivos de Cataluña, con su campaña agresiva sobre el turismo. Además de los territorios insulares, si alguna comunidad autónoma vive del turismo esa es Cataluña. La CUP está por el tumulto y se dispone a pescar en río revuelto. Para llevar adelante su ideario es mejor una Cataluña pobre que satisfecha. A eso lo llaman amor a la tierra.

Sobre el autor Juan Neira

Etiquetas

Otros Blogs de Autor