El Comercio
img
Autor: damasoe_531
Un cambio en la definición de hipertensión en EE UU aumenta los casos en varios millones
img
Dámaso Escribano | 10-12-2017 | 9:11| 0

El número de estadounidenses con hipertensión arterial ha aumentado repentinamente de un tercio de la población adulta (32%) a casi la mitad (46%). No es una nueva epidemia: la Asociación Americana del Corazón y el Colegio Americano de Cardiología han cambiado la definición clínica de esta condición tras varios años de estudio conjunto. Antes, eran hipertensos los que tenían una presión arterial mayor de 140/90 milímetros de mercurio (mm Hg). Ahora, la hipertensión es cualquier valor por encima de 130/8

Estos números emparejados (130/80)hta reflejan la presión que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos sanguíneos. Cuando el corazón late, bombea sangre hacia las arterias, produciendo una presión alta —la primera cifra— llamada sistólica. Entre latidos, el corazón está en reposo y la presión sanguínea disminuye. Esta presión menor —la segunda cifra— se llama diastólica. Se considera hipertensión cualquier medición en la que al menos uno de estos dos parámetros esté por encima del valor estipulado.

Las nuevas directrices, publicadas en la revista Hypertension y en la revista del Colegio Americano de Cardiología se basan en la evaluación de más de 900 estudios sobre salud cardiovascular de los últimos años. Las evidencias científicas demuestran que las personas dentro del nuevo rango definido como hipertensión ya tienen un riesgo elevado de sufrir complicaciones cardiovasculares, aproximadamente el doble que aquellas con presión arterial normal (menor de 120/80).

En España, se utiliza la medición de 140/90 mm Hg para diagnosticar la hipertensión. Según un estudio publicado en la Revista Española de Cardiología, casi la mitad de los adultos españoles sufre hipertensión bajo esta definición, y además un tercio de ellos lo desconoce. Una tensión arterial alta provoca sobreesfuerzo al corazón, lo cual puede llevar a un aumento de su masa muscular (hipertrofia), que a veces desemboca en insuficiencia coronaria o angina de pecho. Además, la hipertensión está ligada a multitud de problemas cardiovasculares, como arritmias, acumulación de grasa en las arterias e incluso su obstrucción (trombosis), que puede producir infarto cardíaco o cerebral.

Los autores de la revisión no sugieren tratamiento farmacológico para todas las personas que ahora encajan en la categoría inferior de hipertensión, pero sí prescriben cambios hacia estilos de vida más saludables. “Queremos ser francos con la gente”, dice el cardiólogo estadounidense Paul K. Whelton, autor principal de las nuevas directrices. “Si una persona ya tiene una duplicación del riesgo, tiene que saberlo. No significa que necesite medicación, pero es una luz ámbar para advertir que debe reducir su presión arterial”.

Los expertos también recalcan la importancia de tomar varias mediciones en al menos dos ocasiones diferentes, para garantizar un diagnóstico fiable. En la práctica clínica, la nueva definición por ahora solo se aplica a EE UU, pero las recomendaciones son importantes a nivel global, ya que la enfermedad cardiovascular es la principal causa de mortalidad mundial. España también es líder, y además aumenta: provoca hoy en día el 30% del total de fallecimientos, casi el doble que hace 10 años.

Lo más importante para disminuir la incidencia de la enfermedad cardiovascular, según todos los expertos, es la prevención. Para ello hay que reducir los factores de riesgo, que incluyen la diabetes, hipertensión, sedentarismo, tabaquismo, sobrepeso, obesidad y abuso de alcohol. Con este fin, el doctor Carlos Macaya, presidente de la Fundación Española del Corazón, recomienda hacer ejercicio habitual y seguir una dieta equilibrada basada en frutas, verduras, pescado y legumbres, con poca carne roja. Además, advierte que el consumo de sal contribuye al aumento de la presión arterial: “La reducción de la sal añadida en nuestros alimentos debe ser una prioridad para nuestros políticos e industria alimentaria, pero no solo de ellos: retirar el salero de nuestra mesa es una medida que podemos, y debemos, realizar cada uno de nosotros en nuestro día a día”.

Ver Post >
Grasas, sal y azúcar en la compra de cada día
img
Dámaso Escribano | 27-11-2017 | 12:41| 0

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, ha anunciado que su departamento está ultimando, junto con la industria, el primer Plan de Colaboración para la Mejora de la Composición de Alimentos y Bebidas en España 2017-2020, que contempla la reducción paulatina en un periodo de tres años del 10% del azúcar, sal y grasas de los productos de la cesta de la compra.supermercados

Se trata de una apuesta de colaboración, voluntaria y responsable de los sectores de fabricación, distribución, vending, restauración moderna y catering que permitirá que los españoles coman más sano. Y es que, tal y como ha comentado la vocal asesora y coordinadora de la Estrategia NAOS, M. Ángeles De Re, los productos con alto contenido en azúcares, sal y grasas suponen el 64% de las calorías totales que se aportan en la cesta de la compra.

Aunque De Re no ha podido avanzar qué empresas se han sumado ya a este plan, que se espera que se apruebe a lo largo del mes de enero, sí ha asegurado que son “muchos cientos” de compañías las que están comprometiendo a reducir estas sustancias de sus productos, los cuales se calculan que se serán “miles”.

“Todas las empresas se están comprometiendo con la salud y tienen mucha voluntad. Se trata de productos del gran consumo infantil y familiar que, aunque por separado la reducción sea pequeña, en conjunto es muy importante dicha reducción para los consumidores. Esto va a marcar tendencia y será el principio de muchas bajas”, ha recalcado la coordinadora de la Estrategia NAOS, para asegurar que España se va a posicionar con uno de los “mejores y más potentes” planes.

Ahora bien, la reducción no va a ser apenas percibida por el consumidor, ya que por ley no va a ir incluida en el etiquetado, si bien lo que se pretende es que “sin casi darse cuenta” vayan consumiendo menos azúcares, sal y grasas en su dieta. En este sentido, y durante la entrega de los X Premios Estrategia NAOS 2016, la ministra de Sanidad ha destacado la importancia de este plan, mostrando su compromiso con los hábitos saludables y asegurando ser una “mujer muy saludable”.

De hecho, Montserrat ha recordado que, como ejemplo de la intención de su departamento de conseguir que los españoles coman más sano y se reduzcan los índices de mortalidad, se ha puesto en marcha la campaña ‘Gracias por esos 1.000 primeros días’, que fomenta la alimentación y hábitos saludables desde el embarazo, la lactancia y hasta los dos primeros años del bebé; y en 2018 se lanzará la iniciativa ‘Con un poquito de azúcar es suficiente’, en la que se recomendará a la población leer la información nutricional de las etiquetas de los productos alimenticios con el objetivo de que el consumidor sea más consciente del azúcar total consumido.

Tal como ha argumentado, a pesar de que España se ha conseguido frenar el aumento de la obesidad infantil y adolescente, reduciendo la prevalencia del exceso de peso más de un 3% y situando al país dos puntos por debajo de la media de sobrepeso y obesidad de los 44 países europeos, y estabilizando los índices en la población adulta, el Ministerio y, por ende, el Gobierno no se “conforma” y seguirá trabajando para que la obesidad, “uno de los males del siglo XXI”, desaparezca e impere la dieta mediterránea.

“Las generaciones venideras están en juego y nuestra responsabilidad como ciudadanos, educadores, profesionales, abuelos, padres, tíos o amigos es ayudar a los más jóvenes a tomar decisiones que beneficien su salud, bienestar y envejecimiento”, ha resaltado la ministra de Sanidad.

Ver Post >
Diferencias cerebrales en pacientes con TDAH detectadas mediante RNM
img
Dámaso Escribano | 27-11-2017 | 12:36| 0

Investigadores del West China Hospital West de la Universidad de Sichuan (China) han descubierto que la resonancia magnética puede servir para identificar a pacientes con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y distinguir diferentes subtipos, según los resultados de un trabajo publicado en Radiology.

Esta enfermedad suele afectar a entre un 5 y 7% de niños y adolescentes, y los principales subtipos son los que se rnmasocian a problemas de atención, impulsividad e hiperactividad, o una combinación de ambas.

Aunque el diagnóstico clínico y la estratificación se suele hacer en función de los síntomas referidos, la psicorradiología se abre paso poco a poco como una herramienta prometedora para mejorar su diagnóstico, ya que combina el análisis de las imágenes obtenidas por métodos diagnósticos y las enfermedades neurológicas constatadas.

En ese sentido, también hay que tener en cuenta lo que se conoce como radiometría cerebral, mediante la obtención de una gran cantidad de información cuantitativa procedente de las imágenes digitales obtenidas que permite conocer las características de la enfermedad, lo que puede servir para acelerar la selección del tratamiento más adecuado en cada caso.

“El objetivo principal del presente estudio fue establecer modelos de clasificación que puedan ayudar al psiquiatra o al psicólogo clínico a diagnosticar y subtipificar el TDAH según las firmas radiomórficas pertinentes”, ha destacado Qiyong Gong, uno de los autores del estudio.

Estudiaron a 83 niños de 7 a 14 años recién diagnosticados y que nunca habían recibido tratamiento, entre los que había pacientes con el subtipo caracterizado por la falta de atención o por el combinado.

Compararon los resultados de las resonancias magnéticas cerebrales con los de un grupo control de 87 niños sanos y una edad similar, y lograron establecer firmas radiométricas relevantes de más de 3.100 características cuantitativas extraídas de la materia gris y blanca.

De este modo, no encontraron diferencias generales entre el TDAH y los controles en el volumen total del cerebro o el volumen total de materia gris y blanca. Sin embargo, las diferencias surgieron cuando los investigadores observaron regiones específicas dentro del cerebro.

Así, las alteraciones en la forma de tres regiones cerebrales (lóbulo temporal izquierdo, cuneus bilateral y áreas alrededor del surco central izquierdo) contribuyeron significativamente a distinguir el TDAH, en comparación con los niños del grupo control.

Asimismo, dentro de la población con TDAH las características involucradas en la red cerebral de forma predeterminada, que es una red de regiones cerebrales activas cuando un individuo no participa en una tarea específica, y la corteza insular, un área con diversas funciones relacionadas con la emoción, contribuyeron significativamente a discriminar entre ambos subtipos analizados.

En general, las firmas radiométricas permitieron la discriminación de los pacientes con TDAH y los niños sanos con un 74% de precisión, mientras que la diferenciación de un subtipo u otro logró realizarse con hasta un 80% de precisión.

“Este modelo de clasificación basado en imágenes podría ser un complemento objetivo para facilitar la toma de decisiones clínicas”, según Gong.

Los investigadores planean ahora reclutar a más pacientes con TDAH recién diagnosticados para validar los resultados y obtener más información sobre la clasificación basada en imágenes, al tiempo que pretenden aplicar este enfoque analítico a otros trastornos mentales o neurológicos para probar su viabilidad en la práctica clínica.

Ver Post >
Decálogo farmacéutico para mejorar el cumplimiento terapéutico en diabetes
img
Dámaso Escribano | 19-11-2017 | 10:02| 0

El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) y la Federación Española de Diabetes (FEDE) han elaborado un decálogo para mejorar la prevención y cuidado de la diabetes desde la farmacia comunitaria, dado que actualmente sólo el 56% de los pacientes cumple correctamente con su medicación.

Con motivo del Día Mundial de la Diabetes, celebrado el 14 de noviembre, con esta iniciativa buscan ofrecer unos consejos básicos de cuidados y prevención de la enfermedad y aquellos aspectos en los que “por su cercanía, accesibilidad y profesionalidad” los farmacéuticos comunitarios son claves en su abordaje.

El presidente del CGCOF, Jesús Aguilar, ha destacado la importancia del trabajo que realiza el farmacéutico con esta enfermedad “desde la detección, alertando de posibles casos no diagnosticados y remitiendo al médico, a la prevención de complicaciones mediante la educación sanitaria”.

 dm-controlAdemás, ha insistido en la trascendencia del seguimiento de la medicación en este tipo de pacientes, “ya que suelen estar polimedicados y demandan ayuda para promover el uso correcto, la adherencia a los tratamientos y prevenir posibles errores en el uso de medicamentos”, ha explicado.

“El contar con el apoyo de los casi 50.000 farmacéuticos que desarrollan su labor asistencial en las 22.000 farmacias puede y mucho mejorar estas cifras”, ha añadido el presidente de FEDE, Andoni Lorenzo.

En este sentido, la función del farmacéutico se centra principalmente en dos ámbitos, el relacionado con el medicamento y el de los hábitos de vida. En relación con los medicamentos el farmacéutico realiza el seguimiento de los tratamientos y facilita la adherencia a los mismos mediante diversas estrategias y herramientas. Esta labor es especialmente importante ya que el tratamiento antidiabético suele incluir varios medicamentos que junto con otros para otras enfermedades, puede provocar interacciones.

En el ámbito de los hábitos de vida, desde la farmacia recuerdan a las personas con diabetes la necesidad de cumplir con la alimentación establecida por su médico, así como las medidas higiénicas, el uso de ropa y de calzado adecuados, y la realización de ejercicio físico moderado.

Las personas con diabetes deben mantener una estricta higiene personal para prevenir complicaciones potencialmente graves, así como un peso adecuado, ya que la obesidad es un factor muy negativo para la evolución de la enfermedad y sus posibles complicaciones.

Por último, el farmacéutico puede realizar algunos análisis sencillos que ayudan a conocer el grado de control de la enfermedad, es fundamental que la persona con diabetes realice los controles analíticos con la periodicidad que indique el médico.

Ver Post >
Cinco indicadores para predecir el riesgo cardiovascular en personas sanas
img
Dámaso Escribano | 19-11-2017 | 9:58| 0

La presión arterial, la actividad física, el índice de masa corporal (IMC), el consumo de fruta y verdura y el hábito tabáquico son los indicadores de salud necesarios para predecir el riesgo cardiovascular en individuos sanos, según un estudio realizado en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC).

Una investigación publicfrcvada en el Journal of American College of Cardiology (JACC) ha demostrado la fiabilidad y utilidad del índice Fuster-BEWAT -una herramienta basada en estos cinco indicadores de salud cardiovascular-, ya que tiene la misma eficacia a la hora de predecir la presencia y extensión de aterosclerosis subclínica (sin síntomas) en individuos de mediana edad sin enfermedad cardiovascular conocida que el índice de salud cardiovascular ideal (ICHS).

 Actualmente, el índice ICHS es la herramienta de uso más común en el ámbito de la prevención primaria y promoción de la salud, recomendada por la American Heart Association, que incluye además valores de colesterol y glucosa.

Ahora, el estudio Progression and Early Detection of Atherosclerosis (PESA), una investigación llevada a cabo en el CNIC en colaboración con el Banco Santander, valida el uso del índice Fuster-BEWAT, una herramienta desarrollada por un equipo liderado por Valentín Fuster, director General del CNIC, para la evaluación del riesgo de aterosclerosis subclínica en entornos donde no se disponga de recursos materiales para la determinación de los niveles de colesterol y glucosa ya que, al contrario del método estándar ICHS, no precisa análisis de sangre para su cálculo.

De hecho, los autores han encontrado que tanto el ICHS como el índice Fuster-BEWAT son capaces de predecir de manera similar la presencia de placas de ateroma, la cantidad de calcio en las arterias coronarias (un signo precoz de enfermedad coronaria) y el número de territorios afectados.

Estudios previos, como el estudio PURE, coordinado por Salim Yusuf y publicado recientemente en The Lancet, ya habían indicado que el análisis de sangre a veces puede no ser necesario a la hora de evaluar el riesgo cardiovascular, lo que supone una ventaja en las regiones con recursos sanitarios limitados.

Según Héctor Bueno, del Instituto de investigación i+12 del Hospital Universitario 12 de Octubre (Madrid) y otro de los autores de la investigación, dado que ambas herramientas muestran una capacidad predictiva equivalente, “el índice Fuster-BEWAT puede considerarse una opción más práctica y económica para la promoción de la salud cardiovascular, especialmente en aquellas regiones con escasos recursos económicos, donde la carga de enfermedad cardiovascular está creciendo de manera más alarmante”.

Esta sencillez, añade Antonio Fernández Ortiz, investigador del CNIC, “también permitiría utilizar el índice Fuster-BEWAT para la educación en entornos no sanitarios, como escuelas o universidades, y como una herramienta para calcular los beneficios que el cambio de estilo de vida con el autocuidado puede suponer para individuos en riesgo o pacientes”.

El PESA-CNIC-Santander es un estudio prospectivo dirigido por Fuster que incluye a más de 4.000 participantes de edad intermedia que evalúa la presencia y desarrollo de aterosclerosis subclínica gracias al empleo de técnicas de imagen innovadoras y su asociación con diversos factores moleculares y ambientales, incluyendo aquellos relacionados con el estilo de vida (hábitos dietéticos, actividad física, factores psicosociales y hábitos de sueño).

Ver Post >